BAJO LAS LILAS ES EL PRIMER LIBRO QUE RECUERDO HABER LEÍDO- DE MUY NIÑA- EDITADO SIN ILUSTRACIONES, o muy escasas- portada y aisladas en capítulos- (quiero significar: primer paso hacia una literatura sin apoyo visual, que es lo que requieren generalmente las publicaciones infantiles) Lo cito porque creo que no sólo lo cercano (en tiempo y espacio) es grato a un lector. Niños y adultos gozamos de viajar con el imaginario, escuchar otras voces, pensar otros lugares y realidades.



Lo que aparezca en mi blog, sin referencia externa, puede ser utilizado citando la fuente.

Contacto:isamirna@yahoo.com.ar


Muchas gracias a los que envían comentarios a mi correo!

martes, 15 de marzo de 2011

24 DE MARZO: Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Hay niños que no saben de aquellos años. Y hay jóvenes y grandes. Algunos no quieren saber. Yo no quiero saber que algunos no quieren saber.
Basta con leer sobre el dolor. Sobre buscar y no saber adónde. Con pensar el hijo, el padre, el hermano, el amigo. Y la ausencia. Y la espera. Y abrigar cada día, cada noche, cada hora, la agonía que es de otro, pero vive en cada sentido del exceptuado.
Teníamos el pelo largo, los ojos muy pintados, los pantalones anchos, las faldas cortas, las camisas pinzadas. Estudiábamos, trabajábamos. Algunos no sabíamos mucho.
Peligrosa ignorancia. Quizás otros sabían más y tenían miedo. Quizás éramos todavía barrio y vereda de jugar libre y hablar sin prejuicio.
Todo estaba velado y era aprensión y secreto.
Unos decían “algo habrán hecho”… ¿Qué puede hacerse que conlleve tanta ignominia? ¿Qué puede hacerse que no implique ser juzgado?
En estas interpretaciones, debe haber incontables sentidos…el mío tiene que ver con un tiempo histórico después de la inocencia.
Isa
post relacionado: http://bajolaslilas.blogspot.com/2010/03/identidad.html

ceguera-instituciones- Gustavo Alonso



















Argentina, 1976.

He visto los hombres trepar a la sombra
tensando los arneses aún dormidos
y marchar unidos en el esfuerzo bestial
hasta montar el sol sobre la tierra.

Entonces salían de todas partes los niños y las madres
y luego los mercados llenaban las veredas
de silbos y manzanas.

La alegría de las gestas domésticas
coronadas por la dignidad del almuerzo!

He visto largas caravanas de obreros en el alba
marchar hacia el metal de la sirena.
Ágiles bicicletas con la vianda,
la radio colgando del manubrio.

Hasta que el estrépito de ráfaga
de cañón maldito
de horrorosa muerte
abrió un boquete en cada casa y entró la niebla negra.

Todo se retorció como un pez en la arena,
hasta ser tragado por el miedo.

Desapareció la fábrica.
También el hombre.
Y los hijos, y los mercados con silbo, y las radios
que no fueron sino un espejo del infierno roto a veces.
La universidad de Luján fue clausurada.
Encadenaron la luz en los sangrientos sótanos,
persiguieron los brotes del canto asesinado.

El abrazo fue un código secreto
la patria un dolor ahogado bajo la tortura.
Y el sol deseo apenas musitado
entre los nombres de los que ya no estaban.
©Gabriel Impaglione

Reproducción en:

2 comentarios:

  1. Llegué al blog de casualidad, buscando links de fotos de mis obras.
    Es un honor haber sido elegido para ilustrar estas hermosas lineas.
    Saludos!
    Gustavo Alonso

    ResponderEliminar